Inicio > Noticias > Secundaria

Secundaria

Era una mañana como cualquier otra. Yo, como siempre, me encontraba de mal humor. Te regañé porque te estabas tardando demasiado en desayunar, te grité porque no parabas de jugar con los cubiertos y te reprendí porque masticabas con la boca abierta.”

“Comenzaste a hablar entre dientes y entonces derramaste la leche sobre tu ropa. Furioso te levanté por el cabello y te empujé violentamente para que fueras a cambiarte de inmediato.”

“Camino a la escuela no hablaste. Sentado en el asiento del auto llevabas la mirada perdida. Te despediste de mi tímidamente y yo sólo te advertí que no te portaras mal.”

“Por la tarde, cuando regresé a casa después de un día de mucho trabajo, te encontré jugando….Te hice entrar a la casa para que te cambiaras de ropa y mientras marchabas delante de mi te indiqué que caminaras erguido.”

“Más tarde continuaste haciendo ruido y corriendo por toda la casa. A la hora de cenar arrojé la servilleta sobre la mesa y me puse de pie furioso porque no parabas de jugar. Con un golpe sobre la mesa grité que no soportaba más ese escándalo y subí a mi cuarto.”

“Al poco rato mi ira comenzó a apagarse. Me di cuenta de que había exagerado mi postura y tuve el deseo de bajar para darte una caricia, pero no pude. ¿Cómo podía un padre, después de hacer tal escena de indignación, mostrarse sumiso y arrepentido?”

“Luego escuché unos golpecitos en la puerta. “Adelante” dije, adivinando que eras tú. Abriste muy despacio y te detuviste indeciso en el umbral de la habitación.”

“¿Qué es lo que estaba haciendo? ¿Por qué me desesperaba tan fácilmente? Me había acostumbrado a tratarte como a una persona adulta, a exigirte como si fueras igual a mí y ciertamente no eras igual. Tu tenías unas cualidades de las que yo carecía: eras legítimo, puro, bueno y sobretodo, sabías demostrar amor.”

“¿Por qué me costaba tanto trabajo? ¿Por qué tenía el hábito de estar siempre enojado? ¿Qué es lo que me estaba aburriendo? Yo también fui niño. ¿Cuándo fue que comencé a contaminarme? Después de un rato entré a tu habitación y encendí con cuidado una lámpara. Dormías profundamente. Tu hermoso rostro estaba ruborizado, tu boca entreabierta, tu frente húmeda, tu aspecto indefenso como el de un bebé.”

“Me puse de rodillas y te pedí perdón en silencio. Te cubrí cuidadosamente con las cobijas y salí de la habitación. Algún día sabrás que los padres no somos perfectos, pero sobre todo, ojalá te des cuenta de que, pese a todos mis errores, te amo más que a mi vida.”

Los invitamos a seguir sumándose a los programas de acopio y reciclaje de pet, tapas y libros atendiendo el cuidado del medio ambiente.

 

Es importante atender la normatividad que rige nuestro nivel con la finalidad de continuar trabajando en la formación de alumnos con calidad académica y humana, pueden consultar el Acuerdo de Convivencia en el sitio web del Colegio en dónde podrán conocer las principales políticas y normas que delimitan el trabajo del Colegio Makarenko en el nivel de Secundaria, esperando que ayuden a coordinar mejor las acciones de todos los integrantes de la comunidad escolar, para el logro de nuestros objetivos educativos.